sábado, 18 de septiembre de 2010


Querido Diario,

No podía haberme equivocado más, creí que sonreír me ayudaría a salir del paso, fingir que todo iba bien. Tenía un plan, quería dejar de ser lo que era, iniciar una vida como una persona nueva, una persona sin pasado, sin dolor, una persona viva. Pero no es tan fácil, las cosas malas se quedan contigo, te persiguen. No puedes escapar de ellas por mucho que lo desees. Lo único que puedes hacer es prepararte para las cosas buenas, para que cuando lleguen las invites a entrar, porque lo necesitas, yo lo necesito...

0 comentarios: