jueves, 15 de enero de 2009


A veces me gustaría ser invisible, desaparecer durante unos minutos o, incluso, durante unas horas para poder evadirme, para poder desahogarme sin que nadie pueda verlo, para poder estar sola, para poder disfrutar de unos instantes de completa soledad y olvidarme de todas esas cosas que pueden causar “dolor”.Quizás esa no sea la solución, quizás no sea bueno guardarse las cosas, pero no se trata de eso sino de poder pensar sin que nada ni nadie pueda condicionarnos, se trata de ser completamente objetivos…

0 comentarios: