viernes, 5 de diciembre de 2008

Reconozco, desde mi propia experiencia, que es imposible estar sonriente y alegre todos los días del calendario, pero también creo que es imposible estar extraño y distante durante semanas seguidas… cada día entiendo menos a ciertas personas, entiendo menos su forma de actuar, su forma de ver las cosas, su forma de decirlas… Es cierto que todos tenemos nuestros días “locos”, esos días en que no nos apetece hacer nada, estar solos y no hablar con absolutamente nadie, pero algunas conductas quizás no sean adecuadas en ciertos momentos. A veces intento y pongo mi empeño en averiguar el por qué, saber una sola razón, pero después lo pienso y quizás el darme cuenta de las cosas, quizás me haga daño, quizás me haga pasarlo mal y la verdad es que… en estos momentos, no me apetece… Malos días los hay siempre (y quizás yo sea una de las personas a las que más se le nota)

0 comentarios: